Información importante sobre cookies: El sitio web de la Dirección General de Tráfico utiliza cookies propias para mejorar la navegación. Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal. Si continua navegando entendemos acepta su uso.  

Ministerio del Interior Dirección General de Tráfico Dirección General de Tráfico A tu lado vamos todos

Historia

El desplazamiento de personas o mercancías es un hecho ligado a la existencia del hombre.  Desde sus orígenes el tráfico constituye un fenómeno social, histórico, económico y jurídico en el que se encuentran inmersas todas las sociedades y en el que, de facto, no existen barreras ni fronteras.
 
La aparición del  automóvil a motor a finales del siglo XIX  motivó la necesidad de ordenar el tráfico terrestre  dando lugar así al desarrollo de estructuras de gobierno tanto  para gestionar el desarrollo y mantenimiento de  los vehículos y las vías como para ordenar  los criterios y aptitudes necesarios para conducir estos aparatos.
 
El  derecho a circular libremente es uno de los derechos fundamentales del hombre recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de Naciones Unidas (art. 13.1).  El ejercicio de este derecho desafortunadamente conlleva un riesgo de daño personal y a terceros que debemos eliminar o, cuando menos, minimizar. En el momento actual las emisiones medioambientales por tráfico motorizado suponen un grave riesgo sobre el medioambiente y sobre la salud de las personas.
 
El ruido procedente del  tráfico y su correspondiente contaminación acústica están asociados a estrés. El sedentarismo propio del  transporte motorizado está relacionado con problemas de sobrepeso y obesidad. Por todos es sabido que los accidentes de tráfico han supuesto una grave causa de pérdida de vida y de calidad de vida para la población mundial de las últimas décadas.  En estos momentos 1,3 millones de personas mueren cada año en el mundo  debido a accidentes de tráfico. Los accidentes de tráfico han pasado a convertirse en una de las primeras causas de muerte, especialmente entre los ciudadanos de menor edad. Esta situación justifica que Naciones Unidas declarase 2011-2020 como la “Década para la Acción”  a fin de conseguir reducir este problema y mejorar el rendimiento neto social que los beneficios asociados a la movilidad nos conceden.

Orígenes en España

Orígenes en España

Desde 1778 año en el que se dicta  Real Decreto que  insta a “que el gobierno español gestione la seguridad y comodidad de los caminos y tránsitos para la fácil comunicación” hasta la actualidad el fenómeno circulatorio ha formado parte de la agenda del gobierno.

Aunque  la mayoría de estudiosos consideran que en España el año “cero” en la gestión de la movilidad es 1899,  es el 17 de septiembre de 1900  cuando se aprueba  el “Reglamento para el Servicio de Coches Automóviles por las Carreteras del Estado” y se matricula el primer vehículo un Clement que recibió la matrícula PM-1.

Cabe citar como anécdota que ese Reglamento limitaba la velocidad a 28 km/h en vía interurbana y a 15 km/h en vía urbana y obligaba a matricular en un registro único a los vehículos de motor que circulasen por nuestras vías.

Como hitos importantes  podemos mencionar la publicación el 25 de septiembre de 1934 del “Código de Circulación” que marcaría toda la regulación en materia de tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial hasta comienzos del siglo XXI así como la inauguración en 1982 la DGT  del primer centro de gestión de tráfico en España el cual  regulaba un tramo de la N-II en la salida de Madrid.

Creación DGT

Creacción DGT

En 1959 para hacer frente a las a las necesidades derivadas de la creciente motorización del país se procede a integrar las distintas competencias dispersas entre distintos Ministerios. Desde su creación en dicho año el Organismo Jefatura Central de Tráfico se encuentra adscrito al Ministerio de Interior (Antiguo Ministerio de Gobernación). La naturaleza jurídica de la Jefatura Central de Tráfico es la de Organismo Autónomo definido en la Ley 6/1997 de 14 de abril de Organización y Funcionamiento de la Administración General del Estado cuya finalidad no es otra que el desarrollo de acciones tendentes a la mejora del comportamiento y formación de los usuarios de las vías y de la seguridad y fluidez de la circulación de vehículos, así como de la prestación al ciudadano de todos los servicios administrativos pertinentes.

El Organismo Autónomo Jefatura Central de Tráfico tiene personalidad jurídica pública diferenciada, patrimonio y tesorería propios, autonomía de gestión y plena capacidad jurídica y de obrar dentro de su esfera de competencias.

Coincidiendo con el 50 aniversario de la creación de la DGT se publicaron sendos libros conmemorativos: uno acerca de la historia y anécdotas del mismo y otro con una recopilación de los mejores pósters gráficos creados durante esos años.