Información importante sobre cookies: El sitio web de la Dirección General de Tráfico utiliza cookies propias para mejorar la navegación. Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal. Si continua navegando entendemos acepta su uso.  

Ministerio del Interior Dirección General de Tráfico Dirección General de Tráfico

Funcionamiento y elementos del ABS.

Los sistemas ABS han sufrido una rápida evolución y los principales fabricantes han desarrollado varias generaciones de estos sistemas. Actualmente, están integrados o comparten elementos con sistemas como el sistema de control de estabilidad o el sistema de asistencia a la frenada de emergencia. Los elementos básicos del ABS son los siguientes:

•Sensores de velocidad de giro en las ruedas, que permiten conocer en todo momento la velocidad y aceleración angular, y a partir de estas variables determinar cuándo una rueda se encuentra próxima a la situación de bloqueo.

•Válvulas de control, que permiten regular la presión del líquido (o aire comprimido, en frenos neumáticos) en el cilindro del freno de cada rueda.

•Una unidad de control.

 

En una frenada de emergencia, el ABS modula la presión sobre los frenos de las distintas ruedas —disminuyéndola, manteniéndola y aumentándola, sucesivamente—. De algún modo, esto equivale a poner en práctica, de un modo automático, la técnica de frenado que debe adoptarse en vehículos sin ABS, consistente en pisar y aflojar alternativamente la presión sobre el pedal de freno, para evitar los efectos negativos del bloqueo.

 

En un vehículo con ABS el conductor debe, ante una situación de emergencia, accionar completamente el pedal de freno, y mantenerlo apretado hasta que el vehículo se haya detenido completamente.

 

Además, en una frenada de emergencia debe pisarse, junto con el pedal de freno, el del embrague, de manera que se interrumpa la conexión entre ruedas y motor. Debe tenerse en cuenta que, si bien en situaciones de conducción normal es muy importante aprovechar el freno motor, en una frenada de emergencia el motor se convierte en una resistencia más —un elemento que es necesario frenar—, por lo que la forma óptima de llevar a cabo la maniobra es desembragar y con ello evitar que una parte de la fuerza de frenado sea invertida en vencer la inercia del giro del motor. Además, con ello se evita que el motor se cale en el momento de la detención.