Consejos para circular cerca de vehículos pesados

Cuando circulamos cerca de vehículos grandes como furgonetas, camiones, vehículos articulados, autobuses... las cosas pueden complicarse y nuestra seguridad verse comprometida. Por su gran volumen, estos vehículos pueden dificultar nuestra visión cuando estamos demasiado cerca, cuando llueve, cuando la calzada está mojada, o complicarnos maniobras sencillas como un giro o un cambio de carril.

Por eso, en momentos así, es necesario anticiparse al peligro y adoptar ciertas precauciones especiales que no necesitaríamos al compartir la vía con vehículos más pequeños.

6 consejos para circular seguro cerca de vehículos pesados

Distancia de seguridad

Ver más


Los vehículos pesados necesitan más espacio y tiempo para frenar, especialmente si van cargados.

Por tanto, una separación frontal adecuada a la velocidad y a las condiciones de la vía es una medida fundamental para contrarrestar las diferencias de velocidad respecto a un vehículo pesado y minimizar el riesgo de alcance, por ejemplo en carreteras de montaña, en frenadas de emergencia, en un atasco o en giros lentos.

Mayores ángulos muertos

Ver más


Por su tamaño, los vehículos pesados tienen más puntos ciegos que los turismos:

  • En maniobras como adelantamientos o cambios de carril, comprueba que su conductor le ha visto, en especial si conduces una moto o una bici.
  • Siempre que sea posible, advierte de tu presencia con un cambio de luces o un toque de claxon. Recuerda que en poblado, si no existe peligro, la utilización de estas advertencias pueden ser motivo de sanción.

Con lluvia, menos visibilidad

Ver más


Con mucha lluvia o con el asfalto encharcado, circular tras un vehículo pesado puede ser muy incómodo, incluso peligroso, pues el spray de agua que levanta y proyecta hacia los lados puede dificultar considerablemente la visión. Cuando necesite adelantar a un camión en estas condiciones:

  • Acelera el barrido de los limpiaparabrisas al comienzo de la maniobra.
  • Manten la dirección firme y el vehículo dentro de su carril durante la maniobra.
  • Si prevés que el adelantamiento va a ser peligroso, por ejemplo en una carretera de doble sentido por ejemplo, no lo intentes y espera al momento oportuno detrás del camión, a una distancia prudente.

Adelantamientos complicados

Ver más


Detrás de un camión la visibilidad es siempre menor. Si prevés que el adelantamiento va a ser peligroso, no lo intentes y espera al momento oportuno.

En un adelantamiento, en especial en calzadas de doble sentido:

  • Evita acercarte demasiado a él para mantener un campo de visión amplio.
  • Ten en cuenta la longitud del vehículo para poder calcular correctamente el tiempo necesario ocupando el carril contrario y la distancia total para completar la maniobra.
  • Regresa al carril derecho cuando veas al camión por su retrovisor interior, manteniendo una distancia de seguridad suficiente hacia atrás para no molestarle.
  • En condiciones de mucho viento, cuidado con el ‘efecto pantalla’ y el golpe de aire justo después de rebasarlo.

Más espacio en los giros

Ver más


Una situación frecuente en ciudad es que los autobuses y los camiones necesiten ‘abrirse’ y ocupar más de un carril para realizar un giro. En estos casos, ten en cuenta la posible invasión de su carril y permite que termine la maniobra, manteniéndote detrás sin ocupar su espacio.

En las glorietas

Ver más


En las glorietas pequeñas un camión, por su gran longitud, puede verse obligado a ocupar más de un carril en la circulación giratoria. Como en el caso anterior observa y preveé esta situación, cediendo el espacio vital para circular con fluidez.

Tu privacidad es importante para nosotros

Esta web utiliza cookies para mejorar tú experiencia en nuestra web. Al continuar navegando por la web aceptas nuestra política de cookies.