Conducir seguro con remolque

Fecha actualización: 01 julio 2024

¿Está ya preparando las próximas vacaciones de verano y ha decidido utilizar una caravana? Le contamos qué implica enganchar un remolque a su coche y todo lo necesario para conducir seguro con él.

Maniobras complicadas, precauciones, permisos necesarios...

Circular con un remolque enganchado requiere cierta práctica y ser cuidadoso al volante. Porque hacia delante todo es relativamente fácil, pero la conducción puede complicarse cuando hay que hacer ciertas maniobras ‘tirando’ de un remolque, especialmente si es pesado o voluminoso, o ambos.

“Con un remolque todo lo que hagamos mal se multiplica y puede tener consecuencias más graves”, señala Juan Ignacio Serena, jefe de Sección del Área de Formación de Conductores de la DGT. “Este tipo de vehículos se conduce mirando más hacia atrás que hacia delante. Si en algún momento te ‘olvidas’ de que lo llevas puedes tener problemas por sus dimensiones y por su masa”. Así, es fundamental adaptar la conducción a las condiciones del remolque que arrastremos: las características del vehículo tractor, las dimensiones y el peso del remolque, la velocidad de circulación o las condiciones atmosféricas son factores a considerar, pues afectan directamente a la estabilidad y la seguridad en la circulación del conjunto. Estas son las principales precauciones a tener en cuenta cuando enganchamos un remolque a nuestro coche.

Aunque se denomine ‘ligero’, un remolque con un peso de hasta 750 kilos supone una masa considerable que, sumada a la del coche, afecta directamente a la distancia necesaria para frenar. Por eso, para detener un conjunto, siempre hace falta más espacio. “Con remolque, la distancia de frenado puede aumentar hasta un 20%”, afirma Juan Ignacio Serena. Los especialistas en conducción segura recomiendan adecuar la velocidad y también ampliar el espacio de seguridad cuando se maneja un conjunto de vehículos. Y también ser especialmente prudentes si se tiene poca experiencia pues, aunque -casi todos- los remolques tienen frenos propios, “un conjunto de vehículos no reacciona a una frenada como lo hace un turismo sin remolque”.

En los adelantamientos, tenga siempre en cuenta la longitud del conjunto, la limitación de velocidad y la potencia del coche que conduce ya que, con un remolque detrás, necesitará más espacio y tiempo para completar la maniobra. Los especialistas en formación de conductores insisten siempre en recordar que, si no está seguro en el momento de adelantar, no adelante: “Una maniobra evasiva con remolque en pleno adelantamiento puede desestabilizar el conjunto y provocar un siniestro muy grave”, explica Serena.

Además, tenga en cuenta que, con remolques voluminosos y viento lateral, la pérdida de estabilidad producida por el efecto ‘pantalla’ se acentuará considerablemente en los adelantamientos a vehículos pesados.

Infografía

Las maniobras de cambio de dirección y de sentido, los giros en curvas pronunciadas o la entrada a una glorieta requieren mayor anticipación y adecuación de la velocidad: un giro brusco llevando un remolque puede acabar en un vuelco. “Al hacer giros cerrados, por ejemplo en una intersección, hay que abrir ligeramente la trayectoria procurando no invadir el sentido contrario. Hay que tener cuidado, porque el remolque empuja, sobre todo si va cargado. Si llegamos ‘pasados’ de velocidad a una curva con un turismo con un remolque perderemos el control, con salida de vía, o vuelco. Y mucho cuidado al frenar una vez iniciado el giro”, advierte Serena.

Infografía

Los límites de velocidad para los conjuntos de vehículos son siempre menores (ver recuadro). Para mantener el control sobre el conjunto en todo momento es fundamental adecuar la velocidad de circulación en función de la masa adicional del remolque, especialmente en las vías interurbanas. “A una velocidad demasiado alta, el volumen y masa del remolque comprometen la seguridad, por eso las limitaciones son más estrictas”, señala Serena. Además, la velocidad excesiva combinada con viento lateral fuerte puede producir reacciones que no esperamos en remolques voluminosos y desviar la trayectoria del conjunto: “Cuando se produce un zigzagueo y el remolque da bandazos, es muy difícil recuperar la trayectoria: hay que soltar el acelerador y nunca tocar el freno”, explica el especialista en Formación.

Infografía
Infografía

Circular marcha atrás con remolque puede resultar complicado si no estamos familiarizados, principalmente porque un remolque va hacia el lado contrario del que giramos el volante. Si nunca ha tenido contacto con la conducción con remolque, es muy conveniente practicar antes en una zona sin tráfico: “Al iniciar la marcha atrás, hágalo siempre con el vehículo tractor y el remolque alineados, retroceda despacio, con suavidad, para evitar que el remolque se cruce y puede golpear el turismo o romper las conexiones” explica Serena.

Infografía

Los formadores de conductores recomiendan practicar maniobras con remolque en espacios seguros antes de salir a circular, especialmente si se trata de remolques de grandes dimensiones. Y una vez en la carretera, evitar los lugares estrechos hasta que no se haya adquirido cierta destreza. Por ejemplo, con un remolque o caravana más altos que el coche, la visibilidad trasera es nula y se debe tener en cuenta la altura en pasos inferiores o aparcamientos cubiertos. Las caravanas más anchas también condicionan los espacios donde circular; y restan visibilidad lateral al conductor, que deberá compensarlo con espejos retrovisores suplementarios.

El reparto de la carga en el vehículo afecta a su estabilidad durante la marcha. Si la distribución de la carga en un remolque no es correcta, el comportamiento dinámico del conjunto puede verse afectado. “Al repartir la carga, esta debe concentrarse en el centro, donde están los ejes. Con mucha carga en la parte de atrás, la lanza del remolque -que engancha con la ‘bola’ del coche- tiende a levantarse y genera inestabilidad en la parte trasera del coche. Y al revés, demasiado peso en la parte delantera del remolque levantará la parte delantera del coche”, destaca Juan Ignacio Serena. Y, por supuesto, está prohibido circular con pasajeros en un remolque o caravana.

Cuando ‘tiramos’ de un remolque en tramos de carretera en pendiente también es necesaria cierta anticipación. Subiendo, sentiremos cómo el remolque 'tira' hacia atrás, por eso es conveniente circular en marchas más cortas para tener reserva de potencia. Al descender, utilizaremos el freno motor y evitaremos movimientos bruscos: “Bajando una pendiente frenaremos con el conjunto siempre alineado, para evitar que el remolque pueda 'adelantar' al coche”, destaca Serena.

Infografía

¿Qué remolque puedo enganchar a mi coche?

  • Cuando vamos a conducir con remolque hay que asegurarse de que el vehículo es apto para arrastrarlo.
  • Habitualmente se recomienda que la masa del remolque en carga no sea mayor de la mitad de la masa del coche, aunque esta proporción puede variar.
  • Para estar completamente seguros, los apartados de Masa Máxima Autorizada y Masa Máxima Remolcable recogidos en la ficha técnica del vehículo tractor (el que va tirar del remolque) proporcionan los datos necesarios para saber con exactitud qué remolque se puede acoplar.
  • Antes de adquirir el remolque, asegúrese de que su enganche es compatible.
  • Y recuerde que los remolques ligeros (hasta 750 kg) no necesitan seguro propio, pero deben incluirse en la póliza del vehículo tractor.

NOTICIAS RELACIONADAS

  • Ver reportaje completo en revista interactiva

¿Te ha resultado útil esta información?